LOGO01

franciscorodriguezmartinezSu tío, don Ramón Rodríguez Frías, lo bautizó a los dos días de nacer en la Iglesia Parroquial de santa María de su villa natal. Cursó sus primeros estudios en Albox, ingresando después en el Seminario de san Indalecio.

Ordenado presbítero el diecinueve de mayo de 1894, ejerció el ministerio durante más de cuatro décadas. Nombrado primero Cura de Huebro, tres años después pasó al curato de Fines. A mediados de 1901 tomó posesión de la Parroquia de Lúcar, a la que sirvió por nueve años. Desde 1909 a 1921 fue Párroco de san José del Taberno. Finalmente, en ese año, tomó posesión de la Parroquia de san Miguel de Pulpí.

El albojense don Damián Granados lo recordaba como un: « Un hombre de carácter vehemente y extremado, muy caritativo. En una catástrofe ferroviaria que hubo en los años veinte en Pulpí, se distinguió por su entrega en la atención a los moribundos y heridos. » En efecto, el Gobierno lo condecoró con la Gran Cruz de Beneficencia.

Expulsado de Pulpí al iniciarse la Persecución Religiosa, trató de buscar refugio junto a un familiar que vivía en el Taberno. Rechazado por éste, regresó a Albox y fue detenido varias veces. No dudó en enfrentarse a los milicianos cuando prendieron las imágenes de culto: « Poco vale mi vida, pero la doy a cambio de que no profanéis estas imágenes. »

En una de las ocasiones en que trataron de detenerle, increpó a sus captores: « Tú viniste un día suplicándome comida para tu hijo porque no tenías nada para darle, ¿no te acuerdas ya?, ¿vas a ser tú mi asesino? » Detenido por última vez a principios de septiembre de 1936, sufrió prisión en su villa natal hasta que fue martirizado en el puente del río próximo a Antas. El valeroso presbítero tenía sesenta y seis años de edad.

Pin It