Fue bautizado al día siguiente de su nacimiento en la Iglesia Parroquial de la Encarnación de su ciudad natal. Estudió en el Seminario de san Indalecio y recibió el presbiterado en diciembre de 1895 en la ciudad de Almería.

Coadjutor de santa María de Albox y Cura Ecónomo de santa Bárbara de las Pocicas, en 1901 fue nombrado Párroco de Olula del Río. En 1909 fue nombrado Párroco de Serón y, en 1911, de la Concepción de Albox. Entre 1912 y 1920 fue Párroco de Gádor, donde realizó un intenso apostolado. Tras ser Párroco de Garrucha en 1920 y de Arboleas en 1923, regresó a santa María de Albox como Párroco desde 1927.

Doña Aurora Mármol recordaba que: « Poseía un carácter fuerte, recto, muy trabajador y no se dejaba sobornar por nadie. Estaba allí donde hacía falta. » Devoto de la Santísima Virgen del Saliente, escribió una novena en su honor y luchó por su coronación canónica. También restauró el templo y construyó la actual casa rectoral.

Muy odiado por los laicistas, nada más iniciarse la Persecución Religiosa celebró la Santa Misa en la capilla de la Milagrosa y consumió el Santísimo. El veintiséis de julio, tras obligarlo a desnudarse, lo apresaron. Como las milicianas buscaron su muerte, dejaron que se refugiara en Fiñana y volvieron a detenerle. Sufrió cárcel y tortura en Almería, hasta que fue martirizado en el cementerio de la ciudad a sus sesenta y cuatro años.

Don Damián Granados contaba que: « Cuando fue sacado para quitarle la vida, con toda entereza se despidió de su pariente que le acompañaba, encomendado la eterna salvación de ambos a la Santísima Virgen. »

Pin It