LOGO01

09 rafaelcalatravarosBautizado en la almeriense parroquia de san Pedro, se doctoró en Derecho en la Universidad de Granada. Abogado ejemplar y respetado por sus colegas, publicó algunas obras que muestran su gran saber. Más lo que verdaderamente lo distinguía era su compromiso vital para con la justicia, sin reparar en sacrificios y siempre desde la humildad.

Muy devoto de la Santísima Virgen y de santa Teresa de Jesús, perteneció a la Adoración Nocturna. Auténtico caballero cristiano, era íntimo amigo del Siervo de Dios don José Álvarez Benavides de la Torre. Junto a éste y a otros distinguidos católicos se ocupó, por disposición de los Prelados, del Monte de Piedad del Obispado.

El once de septiembre de 1911 casó con doña Carmen Romero Martínez – Carrasco en la Iglesia Parroquial de santa Escolástica de Granada. En sus veinticinco años de amor matrimonial, formaron una familia de once hijos que fueron Iglesia doméstica.

Al inicio de la Persecución Religiosa fue detenido junto a su hijo, el Siervo de Dios don Jaime Calatrava Romero y sufrieron juntos prisión. Ya que su hijo se negó a separarse de él, también unidos dieron testimonio de Cristo en el martirio. El Siervo de Dios tenía cuarenta y cuatro años.

Su hija doña Concepción recordaba así a su padre: «Mi padre era un hombre muy recto, muy caballero, le teníamos mucho cariño. Como cristiano puedo decir que era un católico practicante convencido. Tenía caridad con el prójimo; era buen esposo, buen padre, daba muchas limosnas a los pobres, pero no alardeaba por ello. En la Persecución no se acobardó; al contrario, pudo esconderse y no lo hizo. Se entregó dócilmente y con gran valentía soportó la prisión y el martirio.»

Pin It