crismal3A las 12 de la mañana del miércoles santo toda la comunidad diocesana estaba convocada a la misa Crismal, misa de Jueves Santo trasladada a miércoles por motivos pastorales. Un numeroso grupo de sacerdotes, religiosos, religiosas, seminaristas y laicos se unieron a esta celebración. 

En su Homilía el obispo repasó las lecturas del día haciendo un aviso: "Sólo puede ser verdadero “hospital de campaña”, si en ella se curan las heridas de una humanidad lacerada, las heridas que sólo Dios puede curar, por medio del ministerio de la Iglesia, con el bálsamo de su amor por nosotros y de su misericordia". Invitó a los sacerdotes a vivir la caridad pastoral: "Cuando los ministros de Cristo viven entregados a su ministerio pastoral, consumiendo su tiempo en ahondar en la palabra de Dios para que su proclamación alcance a los fieles y a los que todavía no lo son, habrán superado la tentación de reivindicar tiempos propios que llenen las carencias y el cansancio de ser ministros de Jesús ". No quiso perder la ocasión para agradecer el trabajo que todos los sacerdotes han realizado para el éxito de las beatificaciones como guías de su pueblo, así como el esfuerzo de todos los voluntarios. 

HOMILÍA EN LA MISA CRISMAL Miércoles Santo, 12 de abril de 2017

LA SANTA MISA CRISMAL Y LA SANTIFICACIÓN DEL PUEBLO DE DIOS, Por Eduardo Muñoz Jiménez

 

Después de la homilía, los sacerdotes renovaron sus promesas sacerdotales. A la pregunta: ¿Queréis uniros más fuertemente a Cristo, renunciando a vosotros mismos y reafirmando la promesa de cumplir los sagrados deberes que aceptasteis gozosos el día de vuestra ordenación? Los sacerdotes, con emoción, respondieron: ¡Si quiero! La ceremonia tenía su punto culminante en la bendición del los óleos de catecúmenos, enfermos y Santo Crisma.

Como anticipo del día del amor fraterno se ofreció una comida para todos los sacerdotes en la casa “San Juan de Ávila” en la que se deseó el abundante fruto espiritual del triduo pascual.

crismal1crismal2crismal4crismal6

Pin It

BANNER02

728x90